Como un tsunami… Rociíto nos removió la conciencia

En los últimos días veo a mucha gente escandalizarse por el testimonio de Rocío Carrasco. Que si eso se tiene que hacer en los juzgados, que si por qué ahora y, sobre todo, si lo hace por dinero. Como si cualquiera de esos argumentos invalidara sus palabras. Más allá de si sea cierto o no, de si no es adecuado que determinadas personas se pronuncien o si el juicio social al que se está sometiendo a Antonio David, su expareja, sea criticable me quedo con lo bueno. En 2021 España sigue necesitando muy mucho visibilizar la violencia de género y cualquier lugar y momento será bueno para ello. ‘Sálvame’ es muchas cosas, pero también uno de los programas más vistos de la televisión español y, especialmente, su audiencia está compuesta por mujeres.

El código de influencers, la normativa para regular la ‘Teletienda’

Hace unos días el mundo influencer saltaba por los aires. Y es que desde el 1 de enero de 2021 la publicidad de los influencers estará (por fin) regulada mediante un nuevo Código de Autorregulación especialmente redactado para esta profesión tan moderna. A partir de ese día deberán indicarnos qué cosas, de las muchísimas que enseñan, son colaboraciones y cuáles recomiendan por iniciativa propia sin que ninguna marca les haya pagado. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta el código de influencers?

SEO

PoliSEO para poliprincipiantes

La mercadología, eso que todos los demás llaman ‘vender humo’ y que puede que años más tarde de tu primer día de clase aún tus padres no tengan muy claro a qué te dedicas. Eso que parece ser el mal del mundo, lo que nos hace comprar y gastar por encima de nuestras posibilidades, aunque no necesariamente. La vida es un poco marketing en sí misma, solo que a veces no nos damos cuenta. Todo va de objetivos, mediciones, resultados y satisfacción en mayor o menor medida. Pero no he venido a eso. He venido al SEO.

Bye-bye influencers, hola tiktokers

¿Os acordáis de cuando todos los adolescentes querían ser influencers o youtubers? Pues eso ya es cosa del pasado y, sí, solo han pasado unos pocos años. Ahora todos sueñan con ser tiktokers, algo que para alguien con alma de señora como yo suena a chino mandarino. Pero, ¿qué es TikTok? ¿Qué ha pasado con los influencers? ¿En qué momento todo volvió a cambiar? Como diría Jack, vamos por partes.

El todo gratis por el coronavirus, el buggeting

No sé vosotros, pero en tiempos de confinamiento estoy descubriendo que hay dos tipos de personas: las que se aburren y las que siguen sin tener tiempo. Y yo, aunque hubiera puesto la mano en el fuego por que iba a formar parte del primer grupo, estoy metida hasta las cejas en el segundo. También he descubierto dos tipos de empresas o marcas: las que buscan posicionarse dando cosas gratis y las que siguen haciendo valer su trabajo. Y aquí, también quiero estar en el segundo grupo. Y como yo todo lo bautizo, a esto lo he llamado buggeting (que ya he buscado en Google y el término aún no existe).

La crisis institucional por tapar el vertedero de Zaldibar

Cuando estaba en tercero de carrera y me explicaban aquello de las crisis institucionales y analizábamos lo que pasó, a nivel institucional y comunicativo, con el 11M parecía todo súperobvio. Quiero decir, era tan evidente todo lo que estaba mal que parecía mucho más sencillo hacerlo bien que continuar con aquella mentira. Ahora, unos 6 años después de aquello, volvemos a estar en el mismo punto con la crisis de Zaldibar.

¿Cómo es la nueva imagen de Eurovisión 2020?

Hace una semana que Blas Cantó, el representante español en el Festival de Eurovisión 2020, nos mostraba su canción. Sonido pop español que, al igual que sucedió el año pasado con Miki, es música que suena en la radio. Eso no es ni bueno ni malo, ni mucho menos indicativo de nada. Pero mandar en representación de un país algo que sí suena, que sí escuchamos, me parece importantísimo. Pero no he venido a hablar de ‘Universo’, he venido a analizar (o al menos intentarlo), la imagen corporativa de ESC2020.

Sí, también hay agencias haciendo influinventing

Hace unos días nos cruzábamos en tuiter con un mensaje que nos dejó mal cuerpo. No por su temática, sino por ser algo que de alguna forma nos afecta profesionalmente, que tampoco es moco de pavo. Brays Efe, conocido actor que lleva tres temporadas dándonos uno de los personajes más icónicos de la ficción española, Paquita Salas, contaba cómo una agencia creativa había ganado un premio por una acción junto a Brays. Acción que no pasó, al menos no como se explicaba en el study case que les valió el trofeo.